Pelegrí a la caza

Pilar Rahola, LA VANGUARDIA. Fue una premonición. En el primer retrato que le hizo La Vanguardia ya nos informaban que a Josep Maria Pelegrí, “pese a ser el conseller de Agricultura y Medi Natural, confiesa que no le gustan los animales“.

      Es decir que, según Pelegrí, era urgente para Catalunya poder dar caza a canarios, verdecillos, pinzones…

Lo que ha venido después ratifica con rotundidad de sus gustos. En sólo un año ha tenido tiempo de inaugurar ferias de cazadores (fotografiándose cual Rambo con armas), de alargar la temporada de caza para algunas especies, de insinuar que se cazara a jabalíes con “arcos y flechas”, de crear una nueva licencia de pesca recreativa y hasta de suprimir la tasa para pescar en determinadas embarcaciones. Y, en paralelo, en un año no ha tenido tiempo de recibir a las entidades animalistas (parece que solo FADA tuvo su momento de gloria) y no ha desarrollado ninguna de las políticas de protección de los animales que ya estaban avanzadas.

Josep Maria Pelegrí
Josep Maria Pelegrí

Se acumulan en la conselleria todos los temas pendientes que tienen que ver con esa protección –el listado es muy largo–, y que sin duda no son su prioridad. Pero lo más grave llegó en septiembre y se supo a través de las webs de cazadores, que lo titularon así: “Notición, se permite la captura de fringílidos en Catalunya“, y en ella se explicaba que la Federación Catalana de Caza había conseguido que por decreto ley se autorizara dicha caza incluso de hembras, hasta ahora completamente prohibida. Esta desprotección de aves salvajes está extremadamente limitada por las normativas estatales y europeas, pero Catalunya ha decidido ser menos europea que nadie. Y por ello mismo Pelegrí usó el recurso del decreto ley, que es un trámite exento de información pública y que sólo se usa en casos de “extraordinaria y urgente necesidad”.

Es decir que era urgentísimo para Catalunya poder dar caza a canarios, verdecillos, pinzones y el resto de pobres pajarillos. En este caso, pues, además de tomar decisiones a favor de los intereses de los cazadores, el conseller abusó sonoramente del trámite de urgencia, sin duda para librarse del debate y las alegaciones que podían interponerse. Se le llama nocturnidad y alevosía. Pero no acaba aquí el amor infinito de este conseller por los animales. Y ahora se presenta otro decreto que tiene como objetivo eliminar la autorización para la venta de pequeños animales en ferias y certámenes y también elimina el informe favorable del Ayuntamiento hasta ahora exigido. Nuevamente se plantea el decreto sin abrir ninguna consulta con entidades animalistas. Las consecuencias de este decreto serán catastróficas: menos control, más desprotección y más abandono de animales. Hasta aquí su política de protección de los animales, y en menos de un año de estar en el cargo. Es todo un récord. La pregunta es simple: ¿quién tuvo la idea de poner la protección de los animales en manos de un político que no los puede ni ver? Título de la película: Durmiendo con su enemigo.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/vendrell/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273