Actividades de radiodifusión televisiva: Directiva «Televisión sin fronteras» (TSF)

La Directiva «Televisión sin fronteras» (Directiva TSF) es la piedra angular de la política audiovisual de la Unión Europea. Se asienta en dos principios básicos: la libre circulación de programas televisivos europeos en el mercado interior y la obligación de las cadenas de televisión de dedicar, siempre que sea posible, más de la mitad de su tiempo de emisión a obras europeas («cuotas de emisión»).

La Directiva TSF tiene también por objeto preservar algunos objetivos importantes de interés público como la diversidad cultural, la protección de los menores y el derecho de réplica.
En diciembre de 2005, la Comisión presentó una propuesta de revisión de la Directiva TSF.

ACTO

Directiva 89/552/CEE del Consejo, de 3 de octubre de 1989, relativa a la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros sobre el ejercicio de actividades de radiodifusión televisiva.

SÍNTESIS

DIRECTIVA 89/552/CEE «TELEVISIÓN SIN FRONTERAS»

La Directiva pretende garantizar la libre circulación de los servicios de radiodifusión en el mercado interior preservando algunos objetivos importantes de interés público, como la diversidad cultural, el derecho de réplica, la protección de los consumidores y la protección de los menores. Tiene también por objeto promover la distribución y la producción de programas audiovisuales europeos garantizándoles una presencia mayoritaria en la programación de las cadenas de televisión.

Principio general

La Directiva establece el principio según el cual los Estados miembros garantizan la libertad de recepción y no obstaculizan la retransmisión en sus territorios de emisiones de programas audiovisuales procedentes de otros Estados miembros. Pueden, no obstante, suspender la retransmisión de programas de televisión que vulneren las disposiciones de la Directiva en materia de protección de los menores.

Cuotas de difusión y de producción

Para fomentar la distribución y producción de programas televisivos europeos, los Estados miembros deben velar, siempre que sea posible, por que los organismos de radiodifusión televisiva reserven una proporción mayoritaria de su tiempo de difusión a obras europeas, con exclusión del tiempo dedicado a las informaciones, a manifestaciones deportivas, a juegos, a la publicidad, a los servicios de teletexto y a la televenta (artículo 4).

Además, los organismos de radiodifusión televisiva deben reservar, como mínimo, el 10 % de su tiempo de emisión o el 10 % de su presupuesto de programación a obras europeas de productores independientes (artículo 5).

La Comisión tiene la responsabilidad de velar por el respeto de estas dos disposiciones. A tal fin, los Estados miembros deben comunicarle, cada dos años, un informe que incluya, en particular, las estadísticas del cumplimiento de las proporciones establecidas en los artículos 4 y 5.

En determinadas condiciones, los Estados miembros están autorizados a adoptar normas más estrictas para alcanzar los objetivos de la política lingüística.

Publicidad televisiva y patrocinio

Las disposiciones relativas a la publicidad se refieren a:

  • la duración: un 15 % máximo del tiempo de transmisión diario y un 20 % máximo dentro de un período determinado de una hora;
  • las modalidades de interrupción de los programas;
  • consideraciones éticas (sobre todo con respecto a los menores);
  • el cumplimiento de determinados criterios sobre la publicidad para bebidas alcohólicas.

Se prohíbe la publicidad del tabaco y de los medicamentos disponibles sin prescripción médica.

Se admite el patrocinio de programas televisivos a condición de que se respeten algunas normas; así, el patrocinio no debe atentar contra la independencia editorial del organismo de radiodifusión televisiva. Por otra parte, las emisiones patrocinadas no deben incitar a la compra de productos o servicios del patrocinador. Por último, no podrán patrocinarse telediarios ni emisiones de actualidad política.

Protección de los menores

Se prohíben los programas de carácter pornográfico o extremadamente violentos. Esta prohibición se aplica a todo programa que pueda perjudicar a los menores, a no ser que cumpla criterios de horario o esté sujeto a medidas técnicas de protección.

Derecho de réplica

Debe concederse un derecho de réplica en el caso de que se hayan lesionado los derechos legítimos de una persona como consecuencia de una alegación incorrecta hecha en un programa televisivo. Este derecho puede ejercerse frente a todos los organismos de radiodifusión televisiva que queden bajo la jurisdicción de un Estado miembro.

DIRECTIVA REVISADA DE 1997

En junio de 1997, el Parlamento Europeo y el Consejo adoptaron una nueva Directiva «Televisión sin fronteras» destinada a reforzar la seguridad jurídica y a modernizar las disposiciones iniciales. Los principales elementos de esta revisión se refieren a los puntos siguientes:

Principio de jurisdicción: el Estado miembro responsable de las cadenas de televisión se determina de acuerdo con el lugar donde se encuentra la sede central y donde se adoptan las decisiones de programación.

Acontecimientos de gran importancia para la sociedad (en particular las manifestaciones deportivas): la Directiva revisada establece las condiciones que permiten al público acceder libremente a la retransmisión de acontecimientos considerados de gran importancia para la sociedad; a tal fin, cada Estado miembro puede establecer una lista de acontecimientos que deben emitirse sin codificar, aunque las cadenas de pago hayan adquirido derechos exclusivos.

Televenta: la televenta está sujeta a la mayoría de las normas sobre publicidad televisiva. Los bloques de televenta difundidos por una cadena de programación generalista deben tener una duración mínima de quince minutos y ser claramente identificables; el número máximo de bloques diarios es de ocho y su duración total no debe ser superior a tres horas al día.

Protección de los menores: la Directiva revisada insiste más en la protección de los menores. En particular, se especifica que los Estados miembros deben velar por que los programas sin codificar que puedan perjudicar el desarrollo de los menores vayan precedidos de una señal de advertencia acústica o estén identificados con un símbolo visual.

REVISIÓN EN CURSO

La Directiva «Televisión sin fronteras» (TSF) es objeto desde 2001 de un procedimiento de revisión (EN) que incluye varias fases.

Cuarto informe sobre la aplicación de la Directiva TSF

En realidad, la modernización de las normas sobre los servicios de contenido audiovisual se puso en marcha con la cuarta Comunicación [COM (2002) 778 final] sobre la aplicación de la Directiva TSF. Dicho informe analiza los principales cambios experimentados en la aplicación de la Directiva durante 2001 y 2002. De una manera general, presenta un balance satisfactorio de la aplicación de dicha Directiva.

El informe incluye un programa de trabajo en el que se enumeran diversos temas específicos que requieren un examen pormenorizado y que, en 2003, fueron objeto de una amplia consulta pública en los Estados miembros y países candidatos.

Consulta pública de 2003

La consulta pública se centró en una serie de temas, entre los que figuran el fomento de la diversidad cultural y de la competitividad de la industria europea de programas audiovisuales, las normas sobre publicidad, la protección de los menores y el orden público.

La Comisión recibió un número significativo de contribuciones. La mayor parte de ellas reconocían que la Directiva había contribuido a proporcionar a los Estados miembros un instrumento regulador flexible y adecuado y que había tenido un efecto favorable sobre la libre circulación de los servicios de televisión en la UE. No obstante, éstas mostraban también la necesidad de un examen más detenido de ciertos aspectos: diversidad de leyes nacionales, nuevas técnicas publicitarias, protección de los menores en el marco de los servicios en línea, etc.

Comunicación sobre «El futuro de la política reguladora europea en el sector audiovisual»

En diciembre de 2003, la Comisión publicó las conclusiones de las consultas públicas en una Comunicación titulada «El futuro de la política reguladora europea en el sector audiovisual».

Respecto al proceso de revisión, la Comunicación proponía una estrategia en dos etapas:

  • a corto plazo, adopción de una comunicación interpretativa sobre las disposiciones de la Directiva TSF relativas a la publicidad televisiva y publicación de una actualización de la Recomendación sobre la protección de los menores;
  • a medio plazo, debía realizarse una reflexión más en detalle sobre una serie de cuestiones; para ello la Comisión ha solicitado el asesoramiento de expertos y ha recurrido a estudios independientes (EN).

Grupos de reflexión y estudios independientes

Los grupos de reflexión se reunieron en 2004 y 2005. Sus trabajos se centraron en los siguientes aspectos:

  • el ámbito de aplicación de la futura reglamentación del contenido audiovisual;
  • la determinación de la competencia jurídica;
  • la regulación de la publicidad;
  • el derecho a la información;
  • el fomento del contenido europeo.

Al mismo tiempo, se realizaron diversos estudios sobre:

  • el impacto del desarrollo de las nuevas técnicas publicitarias;
  • el impacto de las medidas de fomento de la distribución y la producción de programas televisivos previstas por la Directiva TSF;
  • las medidas de corregulación en el sector de los medios de comunicación;
  • el tratamiento dado en la regulación a la televisión interactiva.

Hacia una nueva legislación comunitaria sobre el contenido audiovisual

En diciembre de 2007, la Comisión presentó una revisión de la Directiva TSF. El objetivo principal de esta Directiva es actualizar las normas existentes para tener en cuenta la evolución tecnológica y comercial del sector audiovisual europeo.

Asimismo, la Directiva pretende simplificar la normativa vigente, sobre todo en materia de publicidad, y hacer una distinción entre servicios «lineales» (televisión tradicional, Internet y teléfono móvil) y servicios «no lineales» (televisión y noticias a la carta).