La Historia y Milagro de un Perro Abandonado

La gente que subida a un coche, paseando, montada en bicicleta o patinete, se haya desplazado por el municipio de El Vendrell en los últimos dos años y medio, casi seguramente que en un rincón  u otro se habrán topado con el perro más famoso del municipio: Un perro de talla mediana, blanco y marrón y bautizado con el nombre de CUQUI por alguien del pueblo que seguro que lo llego a querer y decidió darle identidad.

CUQUI esconde en su interior un triste pasado que seguramente nunca descubriremos; tan solo sabemos de él que es el mejor conocedor de este pueblo y que se bebía las calles mejor que nadie, ya que él tenía todo el tiempo de su vida de perro abandonado para andar y hacer caminos y lograr con su presencia cada vez que se nos cruzaba, que nuestro corazón de forma especial se tocara y encogiera por la gran tristeza de no poder ayudarlo.
CUQUI fué seguramente uno de esos tantos y tantos cachorros deseados, que un buen día llegaron a un hogar a satisfacer con sus “monerías” y juegos los caprichos de quién no lo merecía, para que después, cuando creció, abandonarlo a su suerte.
Pero CUQUI supo ser valiente y fuerte y aprendió rápidamente día tras día a soportar el hambre y la sed, la lluvia y el frío, la soledad y supo ser más listo todavía y aprendió rápido a esquivar las malas intencionadas piedras, los desprecios que jamas entendió, coches y motos  y peligros mil que le acechaban diariamente en cada esquina, hiriéndolo en ocasiones pero nunca doblegandolo; andando con ese aire dicharachero y enérgico, dando la continua sensación de saber siempre donde iba, aunque siempre receloso con el humano.

       Crónica de una historia real acontecida durante la segunda semana de Noviembre

Alrededor de CUQUI también hubo gente buena que lo miraba con amor y lo intentaba proteger quitándole el hambre y la sed a diario y dedicándole a la distancia que él permitía, palabras bonitas con el propósito de que su vida fuese un poco mejor. Pero la desconfianza y el miedo de CUQUI eran tan grandes que el mismo sin darse cuenta estaba contribuyendo a que sus días de angustia y riesgo de perro abandonado no cesaran; cogerlo para rescatarlo de la insegura calle era un reto que las personas que sufrían por él se marcaron y esas mismas personas cuando por las noches se retiraban a la seguridad del hogar y reposaban en un cómodo sofá o en una mullida cama, dedicaban antes de cerrar sus ojos al día, un último, bello y generoso deseo: ¡¡RESCATAR A CUQUI DE LA CALLE!!y algún ángel noctambulo que vivía más arriba de las nubes escucho el llanto del perro triste y solo y decidió desplegar sus alas y acudir en su ayuda.
El ángel protector lo siguió y con la magia que sólo ellos tienen lo condujo ante los ojos de una integrante de la asociación PASOS, una asociación que intenta velar y ayudar a los animales desamparados…y surgió el milagro y CUQUI fué acorralado en un jardín y rescatado, poniendo un final a su desamparada y triste vida de errante solitario y abriéndole una puerta para invitarlo a entrar a un futuro más digno.
CUQUI aquella noche descanso tranquilo, seguro y acurrucado en una camita caliente donde nada malo tenía cabida.
A la mañana siguiente la asociación lo saco en brazos de la casa, ya que el se resistía por su cuenta a dar pasos que lo condujeran nuevamente a la calle, quizás por miedo a otro abandono; pero nosotros teníamos para él las mejores intenciones, el poder ayudarlo. Lo llevamos al veterinario para que lo visitara, hacerle unas analíticas y castrarlo, para con ello evitar que nacieran  otros CUQUIS que pudieran padecer el mismo dolor que él padeció.
El ángel protector continuo trabajando y le consiguió ¡¡ el mejor de los hogares !! esta familia lo había visto tantas veces vagando solo, que determinó adoptarlo si algún día se conseguía coger, para así poder darle todo lo que la vida le robo y poder colmarlo de besos y caricias.
El ángel amigo, acabado su trabajo, emprendió su marcha dejando a CUQUI con una familia dispuesta a derrochar amor con la única intención de hacerlo feliz.
OJALA QUE TODOS LOS PERROS ABANDONADOS TUVIERAN UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD
Al hacer un click sobre la primera imagen, se cargará toda la galería, esto tarda unos segundos. Después, en cada lateral de la fotografía hay un botón para pasar a la siguiente [NEXT] o a la anterior [PREV]

 


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/vendrell/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273