La Depresión Oculta del Veterinario

Dicen que no hay nada que más moleste a un veterinario que el hecho de que le digan que es un médico frustrado. Pero quizás haya algo peor: que alguien piense que se ha dedicado a la salud animal por no soportar la idea de perder a un paciente humano. El “cobarde, gallina”, versión estudiantes de ciencias.

Veterinario

Ahora, un estudio de la Universidad Estatal de Kansas ofrece un argumento incontestable contra esa tesis. Los futuros veterinarios se deprimen mucho más (una media de nueve puntos) que los médicos del mañana. ¿Por qué Mac Hafen, terapeuta y profesor en la citada universidad, se decidió a comparar la depresión entre estos dos colectivos? Lo explica en la revista más idónea para ello: Journal of Veterinary Medicine Education (“la revista de educación en medicina veterinaria”). Según Hafen, hasta la fecha nadie había evaluado la salud mental de los que llegarán a ser veterinarios, al contrario de las decenas de investigaciones que se han ocupado del cerebro del futuro médico. Tras investigar de forma anónima a sus estudiantes, y ver que el 32% mostraba síntomas de depresión –frente al 23% de los pupilos de Medicina–, el autor del estudio se preguntó la razón de esta diferencia y apuntó varios motivos.

En primer lugar, los estudiantes de Veterinaria tienen que enfrentarse a situaciones estresantes vetadas al médico por una cuestión legal, como la posibilidad de realizar una eutanasia a un paciente terminal. El segundo, al menos en la mayoría de los países, no podrá proponer acabar con la vida de uno de sus enfermos. Pero además, mientras que el médico sólo estudia su disciplina en humanos, el veterinario tiene que lidiar con decenas de especies.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home/vendrell/public_html/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273